Viajando por España a nuestro aire

Esta reflexión no la aplico a viajes por el extranjero por los motivos que expongo en esta entrada. Tampoco para viajes organizados en que no eliges tú.

De siempre, cuando viajaba, me estresaba intentando verlo todo, me informaba antes de salir y, en destino, en oficinas de turismo de todo lo que había que ver y visitar, no fuera a ser que me dejara algo sin ver. Sacaba tiempo de debajo de las piedras para no dejarme nada.

Madurando y a través de la experiencia, la vida es corta, cierto, pero lo suficientemente larga para tener la oportunidad de volver al mismo lugar en una semana de vacaciones, un puente, un fin de semana.

De lo que me he dado cuenta viajando es que cometía el error de querer verlo todo y se me pasaba por alto disfrutar el sitio.

Ahora soy de la opinión de ver lo imprescindible o lo que más te atrae del lugar en cuestión y que te dé tiempo a disfrutarlo, a vivirlo, a formar parte de él.

Recuerdo las dos primeras veces que estuve en Andalucía: una con mis padres y otra de viaje de estudios al terminar el bachiller. En ambas ocasiones recorrí una región de diez provincias en 10 día ¡toma ya! Como si no hubiera un mañana. Y creo que este error lo cometemos muchos.

He cambiado y esto me lo ha hecho ver mi marido que, menos mal, es menos nervioso que yo. Ahora, cuando vamos a Andalucía, estamos una semana en una provincia. La recorremos a nuestro ritmo y la saboreamos ¡vaya que si la saboreamos! En el sentido literal. Y con el resto de España igual.

Es más, para alojarnos, preferimos escoger una localidad que nos haga de “centro de operaciones” y movernos desde allí.

¿Por qué? Por la comodidad de deshacer la maleta y no estar itinerantes durante siete días. Preferimos hacer de ese alojamiento “nuestro hogar” durante ese tiempo.

Solemos decantarnos por Aparthotel por varios motivos: tiene cocina, es más grande y dispone de los servicios de un hotel. Importante es que tenga lavadora, así no tienes que llevarte un maletón y puedes lavar en caso de una mancha, e incluso traer la ropa limpia a casa.

Hace tiempo que nos hemos dado cuenta que no es más caro que un hotel y realmente tienes más metros cuadrados por lo que estás más cómodo. Pero, sobre todo, el tener cocina nos da más libertad: desayunamos antes de salir en pijama y sin depender de horarios, y podemos cenar también allí a la vuelta de una excursión, cuando estás cansado, después de una ducha y no tienes la obligación de salir a cenar. Además puedes tomar algo más ligero.

El centro de operaciones, como lo llamamos nosotros, debe reunir varias características: que nos permita ir y volver cada día, es decir, que esté más o menos en medio de lo importante, que sea un núcleo poblacional medianamente grande, con supermercado, centro con algo de ambiente, si es una provincia con mar preferimos que tenga playa, que no haya dificultades para aparcar.

Nos informamos de las visitas que se pueden hacer tanto en ciudades como en el campo (paisajes, caminatas, etc). Recorridos guiados caminando, en bus con audio-guías, freetours, las que salen de las oficinas de turismo, las teatralizadas. Realmente hay muchas opciones en cada sitio. Seleccionamos la que más nos interese y nos adaptamos al horario y el día que mejor nos venga. Hay que ser precavido con los días de cierre de sitios que se quiera ir. Incluso hay que tener en cuenta si son fiestas en el sitio donde vas. A veces también puede ser interesante coincidir con una feria.

Otra cosa que miramos siempre es el calendario de mercadillos de la zona. ¿Por qué? Porque el día de mercadillo en cualquier sitio es un día más animado, con más ambiente. Es un aliciente más para dar una vuelta e incluso adquirir algo típico, sobre todo, los que venden alimentos del lugar. Nos gusta darnos una vuelta por ellos, sentarnos en una terraza de una calle peatonal a tomar algo y disfrutar del ambiente, entrar en un mercado o supermercado y ver qué venden allí, preguntar a la gente dónde comer.

Mercadillosemanal

No somos muy exigentes en este punto. No buscamos sitios muy elegantes, preferimos un sitio de toda la vida con productos de calidad, aunque las mesas sean de formica, las paredes de baldosa y las servilletas de papel.

Somos conscientes de que preferimos viajar más a precios moderados que tirar la casa por la ventana una vez al año.

También elegimos no verlo todo y disfrutar de lo que visitamos, hablar con la gente, desplazarnos a comer a un sitio que merezca la pena, desviarnos de lo planificado y hacer algo improvisado.

No nos gusta hacer un maratón de viaje sin dejarnos nada y llegar agotados a casa sin haber tenido la sensación de haber estado de vacaciones.

VIETNAM Y CAMBOYA: el viaje que nos cambió

¿Sabes reconocer un punto de inflexión en tu vida? ¿Cuándo algo hace click dentro de ti y ya no puedes dejar de pensar en ello?

Muchas son las vivencias que nos influyen, decisiones que tomamos a nivel personal, laboral, cambio de lugar de residencia, una enfermedad, experiencias.

Llevamos una vida normal, con altibajos como todos. Yo trabajo en una oficina de cara al público y esto imprime carácter, influye en la forma que te relacionas con los demás, en el vestir, en un orden de cosas. Hay trabajos en los que te puedes permitir llevar el pelo azul, un piercing en la nariz, vestir a tu aire, etc. En el mío no, por tanto te influye a la hora de comprar ropa, calzado, peluquería…

Así es y era nuestra vida, con las ilusiones del siguiente viaje, la casa, salir con los amigos, la familia. Hasta que nos decidimos por el viaje Vietnam y Camboya. Ya en la agencia de viajes nos aconsejaron que fuésemos primero a otros países de Asia y dejáramos estos para el final porque, sobre todo, Vietnam tiene mucho éxito y a lo mejor después  los demás no nos gustaban tanto.

Teníamos tantas ganas de ir que no quisimos posponerlo.

Fuimos con viaje organizado porque sólo teníamos dos semanas de vacaciones. Lo bueno es que era un viaje de ver cosas por la mañana y las tardes libres.

Hicimos noche en vuelo y llegamos a Hanoi por la mañana. Tan pronto que no nos daban la habitación hasta horas más tarde; así que, dejamos el equipaje y nos fuimos con lo puesto a dar una vuelta.

Nos atrapó desde el primer momento. Nos emocionaba vernos en medio de ese maremágnum de motos que habíamos visto tantas veces por televisión. Las aceras abarrotadas, porque las aparcan allí, sin poder caminar por ellas los peatones. Las calles del centro divididas por gremios como antaño en España, el mercado la mar de curioso por lo que venden en él, el lago, la gente, las terrazas en la calle Ta Hien con esas mesitas y taburetes de plástico enanos en los que te sientas y te llegan las rodillas a las orejas, donde te tomas una cerveza artesana Bia Hoi por 0,20€, los xiclos haciendo pequeños tours a turistas, el masaje de pies que nos dimos, y las comidas ¿ay qué comidas! La primera noche cenamos en la calle Ma May en el Ying Yang, todo riquísimo y muy variado, y el precio genial. La comida no es picante y las cervezas también nos gustaron.

IMG_20160821_170854 2

Al día siguiente nos llevaron a visitar el Mausoleo de Ho Chi Minh, el Palacio Real, la cárcel La Maison Centrale, el Templo de la Literatura, el Templo Ngoc Son en medio del lago Hoan Kiem.

 

Dimos el paseo en xiclo por el barrio antiguo o barrio de las 36 calles. Fuimos a ver el muy recomendable espectáculo de las marionetas de agua.

El guía nos contó las cinco felicidades de los vietnamitas: la familia, el trabajo, la salud, la seguridad y morir sin dolor.

Al tercer día salimos de Hanoi. Ya en ese momento empezamos a sentir que nos arrancaban de los brazos de un lugar que no queríamos abandonar. ¿Qué nos estaba pasando? Ahí comenzó nuestro cambio.

Nos trasladamos a la Bahía de Halong: espectacular. Me sentí la persona más afortunada viéndome en medio de semejante paraje natural, en un barco tipo Mississippi en el que sólo íbamos 20 personas y la tripulación, un lujo. Sobre todo la sensación de estar en el centro del universo esa noche en cubierta, escuchando el silencio y con miles de estrellas sobre nuestras cabezas, el mecer del barco mientras dormíamos. Algo me invadió por dentro, no me he vuelto a sentir así en ningún otro lugar.

IMAG0349

 

Hago un inciso aquí: los barcos turísticos sólo podrán seguir pernoctando allí hasta 2020, luego tendrán que ir y volver en el día. Queda poco, no lo dudéis e id.

Visitamos el pueblo flotante y, al día siguiente, el mirador Tip Top con vistas espectaculares de toda la bahía, y luego bajamos a darnos un chapuzón en la playa.

P1030184

De vuelta a tierra, visitamos la Pagoda Con Son y a coger un avión para nuestro siguiente destino: Hoi An, desde nuestro punto de vista, la joya de Vietnam. El lugar donde nos hubiésemos quedado a vivir.

Es una población cuyo casco histórico son casitas de dos plantas pintadas en amarillo. Al atardecer lo peatonalizan aunque se puede circular con bicicleta, las alquilan. E incluso puedes ir con ellas hasta la playa donde encuentras un montón de restaurantes de marisco.

IMAG0384

En Hoi An es imprescindible visitar el mercado e investigar todo lo que venden y lo diferente que puede ser con los nuestros. Nos llamó mucho la atención que tengan el pescado vivo, en muchos lugares de Asia es así.

P1030229.JPG

Estuvimos en el Templo Quan Cong que tiene unos conos de incienso colgando del techo con agradecimientos o deseos de la gente.

P1030249.JPG

El puente cubierto japonés es una maravilla y más iluminado por la noche.

P1030281.JPG

Los farolillos de seda de colores que encienden al atardecer y hacen del centro un espectáculo maravilloso que no puedes dejar de recorrer. Callejear por la orilla del río Thu Bon que está plagado de restaurantes para disfrutar su gastronomía, el puente sobre el río que también iluminan al atardecer, el mercadillo nocturno que hay al otro lado para adquirir recuerdos típicos de allí.

P1030308

Hoi An nos enamoró literalmente, algo hizo click en nuestras cabezas porque, dos años después, seguimos soñando y tenemos ese sentimiento agarrado al corazón. Necesitamos volver.

Al día siguiente, a nuestro pesar, al viaje continuaba y paramos en el museo de Da Nang para visitarlo y ver el Puente del Dragón. Este año han inaugurado el Golden Bridge o puente de las manos por estar sostenido por dos manos gigantes y se ha convertido en el atractivo turístico de la zona.

IMG_20160826_092423.jpg

De camino a Hue paramos en el Templo Thien Hue y un bunker donde había unos novios haciéndose las fotos de la boda, bien curioso, nos comentaron que era algo habitual.

IMAG0390.jpg

Tampoco hay que perderse el Mausoleo de Khai Dinh y sus figuras de piedra donde te puedes hacer una simpática foto. También visitamos el Mausoleo Minh Mang del Rey de las 500 esposas. Aún no saben en qué lugar exacto está su cuerpo, y es un sitio enorme.

P1030366.JPG

En Hue fuimos en barco por el Río Perfume y visitamos la Ciudad Prohibida. Tiene más variedad de estilos arquitectónicos que la de Pekín y personalmente nos gustó más que la de China.

La población de Hue la encontramos con las calles levantadas por obras en las canalizaciones por lo que no la disfrutamos tanto, pero también tiene ambiente y calles con restaurantes.

Al día siguiente avión a la Conchinchina que es como se llama el sur de Vietnam. Ho Chi Minh (la antigua Saigón) es una ciudad moderna de edificios altos, la más globalizada, y también la más cara. Su calle principal Nguyen Hue está llena de fuentes y es agradable pasearla por la noche. Caminando un poco más se llega al mercado nocturno donde venden imitaciones. También las hay en el Saigon Square. En casi todos los centros de las poblaciones hay una calle que se llama Le Loi, sería un equivalente a nuestra calle Mayor de muchos sitios. Descubrimos el Street Food Market con muchas opciones de cena y una zona común de mesas.

IMG_20160828_211125.jpg

Visitamos el edificio de Correos donde la gente se hacía fotos de boda, al lado está Notre Dame. También nos llevaron a ver el Palacio de la Reunificación. La ciudad no nos enganchó especialmente, pero hay que visitarla para hacerte una idea completa del país.

Y por supuesto hicimos la excursión al Delta del Mekong. Me dejó impresionada, aquí fue donde pude hacerme a la idea de lo que fue la guerra de Vietnam. Imaginaba a los soldados americanos cargados hasta arriba por aquellos canales llenos de mosquitos y una humedad terrible. Era imposible que hubiesen ganado.

Nos llevaron a una fábrica artesanal de caramelos de coco y a comer el pez “oreja de elefante” sabrosísimo.

IMG_20160828_131500.jpg

 

Abandonamos Vietnam y nos dirigimos a Camboya. Nos alegramos de haber escogido esta combinación porque no sabemos si volveremos a Camboya y los Templos de Angkor en Siem Reap merecen muchísimo la pena.

2016-08-31 09.41.01.jpg

Camboya es más pobre que Vietnam pero en Siem Reap tuvimos una estancia muy agradable. Es una población turística con ambiente, calles peatonales con restaurantes y tiendas. La comida es menos variada que en Vietnam pero también muy rica. La calle central es Pub Street donde puedes tomarte una cerveza y darte un masaje de pies desde 3$.

IMG_20160901_141754.jpg

La visita a los Templos de Angkor la hicimos en los tres días que estuvimos allí, es una extensión enorme. El primero que vimos fue el templo Ta Prohm donde se rodó la película Tomb Raider. La reconoceréis en la foto, los árboles forman parte del templo, se han unido a él.

P1030594

El que da nombre a la zona es el templo Angkor Wat cuyo perfil está en la bandera de Camboya. Hacía tremendo calor el día que estuvimos y sufrí un golpe de calor. Ese día nuestros móviles marcaban 49 grados de sensación térmica. Hubo personas de nuestro grupo que no llegaron a bajar del minibús por este motivo, y por supuesto llevábamos paraguas para protegernos en la medida de los posible. También el abanico es indispensable.

P1030673.JPG

El Templo de Bayon: típico por sus más de 200 cabezas de Buda mirando hacia los cuatro puntos cardinales, cada una tiene un tipo de mirada, una sonrisa diferente.

Consejo: en algunos templos puedes entrar con pantalón corto pero en otros no. Lo aviso para que seáis previsores. Yo tuve que comprar uno en la tienda de souvenirs en uno de ellos. Si no, un pareo anudado por encima puede ser una solución.

Os dejo también una imagen de la Puerta Sur de Angkor Thom donde también se aprecian las cuatro caras mirando hacia los cuatro puntos cardinales.

P1030603

De camino vimos gente recolectando arroz, a un padre pescando con su hija, puestos de venta de flor de loto, personas que venden artesanía en sus casas.

IMG-20160831-WA0000.jpg

Visitamos los Templos de Banteay Srei y Banteay Samre. Todo ello con el paraguas para protegernos del sol. Estuvimos en agosto, el guía nos dijo que la mejor época es mayo/junio.

P1030759.JPG

Por último nos llevaron al Tonle Sap Lake Floating Market. Un pequeño espacio flotante con tiendecillas en medio del río, donde también tenían cocodrilos.

P1030798.JPG

Y de allí regresamos a España.

Sin duda un viaje que nos marcó. Unos lugares que consiguieron poner mi alma en modo zen cuando soy una persona que actúa movida por el estrés y las prisas. Probablemente descubrirme a mí misma en otra onda, en esa fusión con el entorno, experimentar otra forma de vida más amable que la nuestra es lo que me ha cambiado. Lo mejor de todo es que nos ocurrió lo mismo a los dos en el mismo lugar. Nos transformó y no hemos vuelto a ser los mismos. No dejamos de soñar con esa zona del mundo.

Hemos cambiado desde entonces, somos menos materialistas, menos ambiciosos, me hice un tatuaje en el pie con la estrella de la bandera de Vietnam, me siento más hippie y más libre, viajamos más ligeros de equipaje desde entonces y somos más felices, más conscientes de que se puede vivir de muchas maneras y en muchos sitios.

VOLVEREMOS

IMG_20160825_224941

Planificación del viaje

Cómo planificar un viaje por tu cuenta

Con esta entrada pretendo dar algunos consejos y recursos útiles para preparar un viaje por vuestra cuenta, independientemente del destino elegido, aunque particularmente hace referencia a viajes al extranjero puesto que, normalmente, son los que requieren de más tiempo en su preparación.

La ilusión del viaje empieza meses antes con los preparativos, las reservas, las visitas previstas que se van planificando, etc. En los viajes por nuestra cuenta  comenzamos confeccionando un itinerario lógico según las ciudades que queremos conocer, monumentos o eventos a visitar, compatibilidad de horarios, etc.

  1. Información del país.

Nivel de vida: Además de hacerse una idea de las condiciones y economía  del país, es necesario, de cara a preparar un presupuesto para los días de estancia, conocer cómo de cara (o barata) es la vida en el destino. En nuestros viajes siempre procuramos hacer en el día a día una comida ‘casera’ y otra de restaurante. Si vamos de hotel con desayuno incluido, intentamos comer de picnic a base de bocadillos o comprar algo similar en panaderías locales, que normalmente está rico y es barato; para cenar en algún sitio recomendado por nativos o tirando de TripAdvisor. Sin embargo en apartamentos, solemos aprovisionarnos en supermercados para los desayunos y las cenas, realizando los almuerzos en restaurantes locales.

KeepCalm

Moneda: si vuestro destino requiere cambiar divisa, es muy importante saber si compensa comprarla en tu país o si es preferible cambiar en casas de cambio o bancos a la llegada. Para buscar este dato recomiendo hacer una búsqueda en el blog de losviajeros o alguna guía de viaje lo más actualizada posible. Como consejo siempre llevamos una cantidad mínima de divisa para los primeros días (el equivalente a unos 300€).

Para saber el tipo de cambio: Conversor de divisas

Puedes solicitar el cambio de moneda en tu propio banco. Últimamente  hemos descubierto esta web que permite comprar moneda extranjera (desde España) a unos precios insuperables. Puedes reservar tu compra y recogerla en aeropuertos o estaciones de tren antes de emprender el viaje: exactchange

Billetes

Clima: A la hora de llevar en la maleta una provisión de ropa es importante conocer el tiempo que va a hacer durante nuestra estancia, sobre todo en países tropicales donde la temporada de lluvias te puede dar más de un susto. Normalmente la web nacional sobre meteorología aparece buscando en google: meteo + país. Siempre será una buena referencia.

Para datos históricos a largo plazo recomiendo esta otra web: accuweather

Seguro médico / vacunas: Si el país elegido está dentro de la Unión Europea puedes solicitar la tarjeta sanitaria europea con la que tendrás cubierta la asistencia médica. Hay algunos países (por ejemplo Noruega) donde se cobra por la consulta médica, una vez en España hay que solicitar a la Seguridad Social la devolución de esos importes.

Si vuestra visita implica un país en vías de desarrollo es muy útil consultar la web del Ministerio de Exteriores, donde aparecen también las vacunas obligatorias y recomendadas, así como cualquier otra información relevante. Buscar en google: ministerio exteriores + país

Existe una app, para Android y/o iPhone, que contempla la misma información:

Viaja Informado

En el caso de tener que contratar un seguro médico, es importante contar al menos con una cobertura sanitaria de 100.000€ así como de evacuación o repatriación, porque la sanidad privada en ciertos países es desorbitada. Además puedes incluir también la anulación y el caso de pérdida del equipaje.

vaccines.jpg

2.- Reservar transporte y alojamientos

Vuelos: En dos palabras, google flights, es una auténtica secretaria para buscar siempre la opción más económica. El funcionamiento parece como el de cualquier buscador de vuelos, pero tiene muchas más posibilidades, como mostrar los precios en un calendario o en un gráfico para visualizar con facilidad los días más económicos, por ejemplo  buscando un vuelo con fechas de salida el 4 de Noviembre y vuelta el 18 del mismo:

googleflights

Rápidamente podemos ver y seleccionar otra fecha que es más económica. Pero lo que más me gusta es que si has entrado en esta web de google-flights con tu cuenta de google, puedes marcar que te realice un seguimiento de los precios, recibiendo emails con alertas de bajada de precios y consejos.

seguiento

Esto nos permite planificar con tiempo los vuelos y elegir las fechas donde vamos a tener los mejores precios.

Si tenemos menos tiempo para reservar los vuelos, la solución: skyscanner

También muy cómoda y eficiente para hacer nuestras reservas.

BoardingPass

Alquilar coche: Si en vuestro destino os planteáis alquiler un coche, leed con cuidado las recomendaciones sobre la conducción en el país porque en algunos casos puede ser estresante y hasta peligrosa. Tened en cuenta también si os van a pedir el permiso internacional de conducción.

Para buscar coches de alquiler os recomiendo esta otra web: autoeurope

Compara un montón de agencias de alquiler y casi siempre incluyen algún extra por reservar desde la web.

-Alojamientos: Aquí cada uno tiene su propio método. Nosotros solemos usar estas webs:

Booking, expedia, destinia, airbnbhostelworld

hotel

3.- Internet

Estamos tan conectados en el día a día que ahora es impensable estar desconectados de la pantallita azul de nuestros móviles. Además gracias a internet tenemos miles de recursos útiles para hacer de los viajes una experiencia espectacular.

Si el viaje es dentro de la Unión Europea podemos disfrutar de la misma tarifa de voz y datos que tengamos contratada, consultar siempre con tu proveedor la disponibilidad en el país destino.

Para el resto de continentes tendremos que contratar algún paquete adicional según el país y vuestro proveedor de telefonía. Nosotros siempre buscamos los alojamientos con wifi incluida por muy baratos que lleguen a ser. Normalmente encontraremos cafeterías, restaurantes, incluso aeropuertos con conexión gratuita, o al menos gratis durante unos minutos.

Para aquellos que no pueden vivir sin internet, existen algunas opciones interesantes. Si tienes en un cajón algún móvil libre en buen estado puedes llevártelo y adquirir una tarjeta con plan de datos (SIM) a la entrada del país. Desde el mismo móvil podrás compartir internet (modo router) para que todos tus dispositivos tengan acceso a la red. Es importante que desactives las actualizaciones automáticas en vuestros móviles/tablets para intentar ahorrar en la bajada de datos. Para los muy muy viajeros existen routers wifi portátiles (MiFi) que permiten compartir internet de la misma manera (adquiriendo estas tarjetas con datos en nuestro destino) pero con suficiente autonomía y facilidad de uso, además funcionan en todo el mundo. Un ejemplo de estos aparatos sería el Huawei E5776, pequeñito, con 10 horas de autonomía y optimizado para redes 4G:

Huawei E5776 en Gearbest

Aquí tenéis un tutorial de cómo funciona:

Hay países donde la conexión a internet pasa por un gran hermano que corta el acceso a las redes sociales más populares y otras webs, véase China. Para estos casos recomiendo usar VPN (para móvil y portátiles) que consisten en una pasarela de conexión desde otro país. No es el cometido de esta entrada, pero si os interesa nos lo hacéis saber en los comentarios.

4.- Idioma

Si disponéis de una guía de viaje del país donde vais a viajar suele haber alguna sección referente al idioma con recursos básicos de supervivencia. También hay guías de bolsillo baratas (desde 5€) para defenderse con un idioma que no es el tuyo. Sin embargo un truco que nos han valorado positivamente nuestros amigos es descargarse antes de viajar el diccionario del idioma en cuestión en la app de google traductor. Para ello tenéis que acceder a la sección ‘Traducción sin conexión’ de la aplicación y descargar el idioma que nos interesa. Nos ha resultado muy útil por ejemplo en China, donde pocos hablan inglés y a veces pedir unas simples servilletas era toda una odisea.

traductor-google-1

5.- Visitas

Planificar un itinerario lógico de visitas evidentemente lleva su tiempo y aquí entran los gustos y las preferencias de cada uno. Hay que documentarse en webs y blogs especializados en el país o ciudades recomendadas. Por supuesto que si tienes información de primera mano de algún amigo o familiar también será muy importante contar con su opinión. Nuestro consejo es que dejes algún momento del día entre visita y visita para contagiarte un poco del ambiente del lugar, alguna terracita o cafetería popular, no tiene porque ser turística, es más, mejor que no lo sea. También buscar algún lugar no masificado recomendado por algún local puesto que se conocen los sitios en su población, o bloggero que todavía mantenga esa magia sin globalizar.

Y por último y no menos importante, siempre recomendamos para situarnos en una ciudad nueva realizar algún tour gratuito, donde conocerás de la mano de gente local o expatriados la cultura y las curiosidades de esa ciudad. Por ejemplo en Europa nos encanta siempre hacer los tours con: Neweuropetours

Esperamos que os guste esta recopilación de consejos y no dejeis de comentar!

Gabriel