Archivo de la categoría: Consejos prácticos

QUÉ NOS GUSTA CUANDO SOMOS TURISTAS

Creo que todos somos conscientes de esos pequeños detalles que nos gustan cuando viajamos y, al revés, de esas cosas que nos molestan.

Que sea complicado averiguar cómo hacer una cosa u otra es terrible porque en general no estás una semana en el mismo destino, necesitas que las cosas sean sencillas. Voy a intentar resumir ese tipo de detalles para intentar que mejoremos cada uno desde nuestras posibilidades.

Que un sitio tenga oficina de turismo en el lugar adecuado es importante. A veces estás viajando por tu cuenta en tu propio coche y la oficina de turismo está en un lugar peatonal o en un sitio donde no puedes parar un par de minutos para solicitar un mapa y un folleto con lo que hay que visitar en la zona. Este es un error que podría solventare en cualquier ciudad teniendo una oficina de turismo céntrica y otra en la entrada a la misma. Así podrías pedir información tanto si viajas en coche como si vas en viaje organizado. Además es importante que en estas oficinas haya personal que hable, al menos, inglés. Nos guste más o menos, se ha convertido en idioma universal y, llegar a un sitio a pedir información y que sólo hablen el idioma local, es desesperante. Además deberían estar lo suficientemente informados de lo que hay que visitar en esa zona. A veces te encuentras con personal que no tiene ni idea y te das cuenta que estás más informado tú que ellos.

Tengo una anécdota personal respecto a Pompeya. Cuando fui todavía no había navegadores ni móviles con internet, me desplacé una mañana en mi coche desde Roma y nadie me supo indicar dónde estaba la entrada para visitar las ruinas, y por supuesto no había señales que lo indicaran. Todavía no puedo creer que nadie supiera decirme dónde estaban ¿a qué creen que van los turistas allí? Conclusión, me volví sin verlo porque, cuando lo encontré, cerraban en 15 minutos y me prohibieron la entrada. Del enfado juré que no volvería y así ha sido.

Que llegues a una población bien o mal señalizada es el día y la noche. Si un lugar quiere volcarse con el turismo, es lo primero que debe revisar. Imagina ir por un sitio desconocido buscando el lugar famoso/imprescindible de allí y que no haya ni una señal que lo indique. Es desesperante, sobre todo, si no puedes comunicarte con la gente.

También te encuentras lugares bien señalizados pero el camino tiene un mantenimiento deficiente, un acceso terrible y/o temes por la salud de tu coche.

La amabilidad de la gente influye mucho pero ahí los gobiernos o ayuntamientos tienen menos culpa. No obstante, la educación cívica para recibir turismo es muy importante. En un país como el nuestro ni os cuento. Deberíamos tender a la excelencia. No se puede pretender exprimir a todo el que venga sin ofrecerle calidad a cambio. Porque vendrán una vez a ver nuestro patrimonio pero, volver o no, dependerá de cómo se sientan tratados. Y debemos ser empáticos, tener la suficiente habilidad de saber cómo nos gustaría que nos trataran a nosotros en un lugar donde no conocemos el idioma y actuar en consecuencia.

Este año que hemos visitado China, hemos sido muy conscientes de todo ello. Sólo comíamos en restaurantes que tuviesen la carta subtitulada en inglés o con fotografías de sus platos porque, si no, no sabíamos qué pedíamos. También es importante ofrecer platos típicos del lugar porque, al fin y al cabo, es lo que vas buscando. Imagina ir a Segovia y no encontrar un sitio donde degustar el cochinillo.

También nos pasó con los billetes de metro. Estaba explicado de tal manera –en las máquinas expendedoras- que no supimos entenderlo a la primera y tuvimos problemas en la siguiente estación. A nadie nos gusta sentirnos como Paco Martínez Soria en “La ciudad no es para mí”.

También ocurre con calles que a determinada hora se convierten en peatonales. ¿Lo indican bien? Porque a nosotros nos han llamado la atención en algún sitio por este tema y nos señalaron un cartel que ponía “zona 1”. ¿De verdad en ese país pensaban que somos adivinos y sabíamos que la “zona 1” era para residentes a partir de cierta hora? O que se pueda o no aparcar en ciertos sitios y luego te encuentras el coche con un cepo amarillo en la rueda. Esto último lo sufrí en Bratislava y me lo habían aconsejado en la oficina de turismo.

Que intenten sablearte también lo detectas enseguida. Hay lugares que te venden la entrada, para nada barata, y arréglate como puedas. Si pides un mapa del lugar que vas a visitar te ofrecen una fotocopia y pagando. Los que hayan visitado Sicilia se sentirán identificados.

Lo mismo en los restaurantes. Si pides consejo para que te orienten porque no sabes qué pedir o cómo son de grandes los platos, no te gusta que te engañen para que gastes más. Cuidemos los detalles. Pongámonos en la piel del turista que ha venido a conocernos y a gastarse un dinero.

Todo esto repercute en el futuro. Y más ahora que hay plataformas como TripAdvisor en la que puedes leer opiniones anteriores.

Que las calles estén con sus nombres cuando corresponde también es importante cuando estás leyendo un mapa.

Que cada lugar tenga una página web en condiciones que sea sencilla de manejar para encontrar la información es fundamental. Siempre pongámonos en la piel del que no nos conoce y necesita localizar lo que busca.

No intentemos aprovecharnos del turista. No es tonto y no hablará bien de nosotros si nos aprovechamos de él o tiene dificultad para moverse porque no le indicamos como es debido. Seamos cívicos y mantengamos los lugares adecuadamente, cuidemos la limpieza, ofrezcamos calidad, seamos amables.

Planificación del viaje

Cómo planificar un viaje por tu cuenta

Con esta entrada pretendo dar algunos consejos y recursos útiles para preparar un viaje por vuestra cuenta, independientemente del destino elegido, aunque particularmente hace referencia a viajes al extranjero puesto que, normalmente, son los que requieren de más tiempo en su preparación.

La ilusión del viaje empieza meses antes con los preparativos, las reservas, las visitas previstas que se van planificando, etc. En los viajes por nuestra cuenta  comenzamos confeccionando un itinerario lógico según las ciudades que queremos conocer, monumentos o eventos a visitar, compatibilidad de horarios, etc.

  1. Información del país.

Nivel de vida: Además de hacerse una idea de las condiciones y economía  del país, es necesario, de cara a preparar un presupuesto para los días de estancia, conocer cómo de cara (o barata) es la vida en el destino. En nuestros viajes siempre procuramos hacer en el día a día una comida ‘casera’ y otra de restaurante. Si vamos de hotel con desayuno incluido, intentamos comer de picnic a base de bocadillos o comprar algo similar en panaderías locales, que normalmente está rico y es barato; para cenar en algún sitio recomendado por nativos o tirando de TripAdvisor. Sin embargo en apartamentos, solemos aprovisionarnos en supermercados para los desayunos y las cenas, realizando los almuerzos en restaurantes locales.

KeepCalm

Moneda: si vuestro destino requiere cambiar divisa, es muy importante saber si compensa comprarla en tu país o si es preferible cambiar en casas de cambio o bancos a la llegada. Para buscar este dato recomiendo hacer una búsqueda en el blog de losviajeros o alguna guía de viaje lo más actualizada posible. Como consejo siempre llevamos una cantidad mínima de divisa para los primeros días (el equivalente a unos 300€).

Para saber el tipo de cambio: Conversor de divisas

Puedes solicitar el cambio de moneda en tu propio banco. Últimamente  hemos descubierto esta web que permite comprar moneda extranjera (desde España) a unos precios insuperables. Puedes reservar tu compra y recogerla en aeropuertos o estaciones de tren antes de emprender el viaje: exactchange

Billetes

Clima: A la hora de llevar en la maleta una provisión de ropa es importante conocer el tiempo que va a hacer durante nuestra estancia, sobre todo en países tropicales donde la temporada de lluvias te puede dar más de un susto. Normalmente la web nacional sobre meteorología aparece buscando en google: meteo + país. Siempre será una buena referencia.

Para datos históricos a largo plazo recomiendo esta otra web: accuweather

Seguro médico / vacunas: Si el país elegido está dentro de la Unión Europea puedes solicitar la tarjeta sanitaria europea con la que tendrás cubierta la asistencia médica. Hay algunos países (por ejemplo Noruega) donde se cobra por la consulta médica, una vez en España hay que solicitar a la Seguridad Social la devolución de esos importes.

Si vuestra visita implica un país en vías de desarrollo es muy útil consultar la web del Ministerio de Exteriores, donde aparecen también las vacunas obligatorias y recomendadas, así como cualquier otra información relevante. Buscar en google: ministerio exteriores + país

Existe una app, para Android y/o iPhone, que contempla la misma información:

Viaja Informado

En el caso de tener que contratar un seguro médico, es importante contar al menos con una cobertura sanitaria de 100.000€ así como de evacuación o repatriación, porque la sanidad privada en ciertos países es desorbitada. Además puedes incluir también la anulación y el caso de pérdida del equipaje.

vaccines.jpg

2.- Reservar transporte y alojamientos

Vuelos: En dos palabras, google flights, es una auténtica secretaria para buscar siempre la opción más económica. El funcionamiento parece como el de cualquier buscador de vuelos, pero tiene muchas más posibilidades, como mostrar los precios en un calendario o en un gráfico para visualizar con facilidad los días más económicos, por ejemplo  buscando un vuelo con fechas de salida el 4 de Noviembre y vuelta el 18 del mismo:

googleflights

Rápidamente podemos ver y seleccionar otra fecha que es más económica. Pero lo que más me gusta es que si has entrado en esta web de google-flights con tu cuenta de google, puedes marcar que te realice un seguimiento de los precios, recibiendo emails con alertas de bajada de precios y consejos.

seguiento

Esto nos permite planificar con tiempo los vuelos y elegir las fechas donde vamos a tener los mejores precios.

Si tenemos menos tiempo para reservar los vuelos, la solución: skyscanner

También muy cómoda y eficiente para hacer nuestras reservas.

BoardingPass

Alquilar coche: Si en vuestro destino os planteáis alquiler un coche, leed con cuidado las recomendaciones sobre la conducción en el país porque en algunos casos puede ser estresante y hasta peligrosa. Tened en cuenta también si os van a pedir el permiso internacional de conducción.

Para buscar coches de alquiler os recomiendo esta otra web: autoeurope

Compara un montón de agencias de alquiler y casi siempre incluyen algún extra por reservar desde la web.

-Alojamientos: Aquí cada uno tiene su propio método. Nosotros solemos usar estas webs:

Booking, expedia, destinia, airbnbhostelworld

hotel

3.- Internet

Estamos tan conectados en el día a día que ahora es impensable estar desconectados de la pantallita azul de nuestros móviles. Además gracias a internet tenemos miles de recursos útiles para hacer de los viajes una experiencia espectacular.

Si el viaje es dentro de la Unión Europea podemos disfrutar de la misma tarifa de voz y datos que tengamos contratada, consultar siempre con tu proveedor la disponibilidad en el país destino.

Para el resto de continentes tendremos que contratar algún paquete adicional según el país y vuestro proveedor de telefonía. Nosotros siempre buscamos los alojamientos con wifi incluida por muy baratos que lleguen a ser. Normalmente encontraremos cafeterías, restaurantes, incluso aeropuertos con conexión gratuita, o al menos gratis durante unos minutos.

Para aquellos que no pueden vivir sin internet, existen algunas opciones interesantes. Si tienes en un cajón algún móvil libre en buen estado puedes llevártelo y adquirir una tarjeta con plan de datos (SIM) a la entrada del país. Desde el mismo móvil podrás compartir internet (modo router) para que todos tus dispositivos tengan acceso a la red. Es importante que desactives las actualizaciones automáticas en vuestros móviles/tablets para intentar ahorrar en la bajada de datos. Para los muy muy viajeros existen routers wifi portátiles (MiFi) que permiten compartir internet de la misma manera (adquiriendo estas tarjetas con datos en nuestro destino) pero con suficiente autonomía y facilidad de uso, además funcionan en todo el mundo. Un ejemplo de estos aparatos sería el Huawei E5776, pequeñito, con 10 horas de autonomía y optimizado para redes 4G:

Huawei E5776 en Gearbest

Aquí tenéis un tutorial de cómo funciona:

Hay países donde la conexión a internet pasa por un gran hermano que corta el acceso a las redes sociales más populares y otras webs, véase China. Para estos casos recomiendo usar VPN (para móvil y portátiles) que consisten en una pasarela de conexión desde otro país. No es el cometido de esta entrada, pero si os interesa nos lo hacéis saber en los comentarios.

4.- Idioma

Si disponéis de una guía de viaje del país donde vais a viajar suele haber alguna sección referente al idioma con recursos básicos de supervivencia. También hay guías de bolsillo baratas (desde 5€) para defenderse con un idioma que no es el tuyo. Sin embargo un truco que nos han valorado positivamente nuestros amigos es descargarse antes de viajar el diccionario del idioma en cuestión en la app de google traductor. Para ello tenéis que acceder a la sección ‘Traducción sin conexión’ de la aplicación y descargar el idioma que nos interesa. Nos ha resultado muy útil por ejemplo en China, donde pocos hablan inglés y a veces pedir unas simples servilletas era toda una odisea.

traductor-google-1

5.- Visitas

Planificar un itinerario lógico de visitas evidentemente lleva su tiempo y aquí entran los gustos y las preferencias de cada uno. Hay que documentarse en webs y blogs especializados en el país o ciudades recomendadas. Por supuesto que si tienes información de primera mano de algún amigo o familiar también será muy importante contar con su opinión. Nuestro consejo es que dejes algún momento del día entre visita y visita para contagiarte un poco del ambiente del lugar, alguna terracita o cafetería popular, no tiene porque ser turística, es más, mejor que no lo sea. También buscar algún lugar no masificado recomendado por algún local puesto que se conocen los sitios en su población, o bloggero que todavía mantenga esa magia sin globalizar.

Y por último y no menos importante, siempre recomendamos para situarnos en una ciudad nueva realizar algún tour gratuito, donde conocerás de la mano de gente local o expatriados la cultura y las curiosidades de esa ciudad. Por ejemplo en Europa nos encanta siempre hacer los tours con: Neweuropetours

Esperamos que os guste esta recopilación de consejos y no dejeis de comentar!

Gabriel

Esos pequeños objetos útiles

que me llevo y hacen mi viaje más agradable.

Mi portabotellas: Este es un invento mío que de hecho tengo publicado en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial por la Oficina de Patentes y Marcas.

Nació a raíz de una necesidad propia para poder llevar una botella de manera cómoda y a la vez que fuese ligero y ocupase poco espacio de forma que pueda llevarse en cualquier sitio (bolsillo, bolso…). Quería que me permitiera transportar una botella sin tener que llevar las manos ocupadas y además evitar calentar el contenido.

2018-08-28 20.31.08

Libretita y bolígrafo: siempre. Porque voy anotando poblaciones y lugares que visito con el fin de poder añadir toda esta información en el album de fotos digital que hago cada año. Incluso escribo nombres de alojamientos y restaurantes que merecen la pena por si quiero volver o para poder aconsejarlo a quien vaya después.

Rotulador fosforito: para poder marcar nombres en los planos y mapas. Es la manera más rápida de localizar un sitio.

Pinza de tender: al menos una. Nunca se sabe si vas a comprar algo que no te vas a terminar, por ejemplo, una bolsa de pipas, de galletas, o cualquier cosa parecida que se os ocurra. Así puedes mantenerla cerrada. Por supuesto que también se puede usar para tender pero yo la llevo pensando más en el otro fin. También un clip podría hacer la misma función pero es más fácil perderlo.

Cinta de carrocero o celo: sirve para un montón de cosas pero nosotros empezamos a viajar con ella para poder mantener las cortinas cerradas en los alojamientos y que no te despierte la luz del amanecer. También la empleamos para reparar mapas cuando empiezan a romperse.

Enchufe triple: no en todos los alojamientos sobran enchufes para conectar varias cosas a la vez: tableta, móviles, secador de pelo… Así solucionamos el problema.

Toallitas refrescantes: sobre todo cuando viajamos a países cálidos. Aparte de refrescar, dan sensación de higiene cuando no tienes un lavabo cerca para asearte. Por supuesto también llevamos el típico paquete de klínex.

Goma o pinza para el pelo: siempre llevo en el bolsillo interior del bolso, porque no hay cosa que moleste más que no poderse recoger el pelo cuando hace falta.

Cacao labial: siempre en el bolso o mochila. Se me cortan mucho los labios y así los hidrato.

Sal de frutas: si te sienta mal una comida o tienes una digestión pesada, es un remedio rápido para reponerte.

Monedero vacío: para poder llevar aparte la moneda del país al que vamos y no mezclar con la nuestra.

Mosquetón en la correa del bolso: uno pequeño (se puede ver en la  foto). Para poder colgar lo que sea de ahí, por ejemplo, una bolsa si compro algo; y me permite seguir llevando las manos libres.

IMG_20180828_160513_308.jpg

Como podéis comprobar, para mí es importante llevar las manos libres. Me gusta hacer fotos, con lo cual, cualquier cosa que me impida hacerlo, ya le estoy dando vueltas a la cabeza para dar con el modo de evitarlo.

Llevo más cositas pequeñas pero van variando dependiendo del tipo de viaje que hago. Os enumero algunas: gorra, crema solar (bote pequeño en la bolsa de mano), medias de compresión para que no se me hinchen las piernas y almohada para el avión, pulsera antimosquitos, paraguas plegable, navaja (si viajo en coche), silbato (si voy a ir a la montaña; es muy útil si te pierdes), kit de costura, nevera plegable pequeña para mantener latas de bebida fresquitas, abanico…

Seguro que podéis completar esta lista y os animo a hacerlo. Me resultará útil saber qué lleváis. Puede que no haya pensado en ello y os lo agradecería.

Cómo hacer el equipaje

IMG_20180908_083046_031.jpg

Quería abordar este tema aunque cierto es que la cantidad de equipaje a llevar y la forma de hacer la maleta es muy personal. Por supuesto también es diferente hacerla para un fin de semana que para un viaje largo.

Me referiré aquí al tema de viaje largo puesto que siempre hay más cantidad de cosas a llevar.

Observando a compañeros en mis viajes me doy cuenta que, en general, se viaja con más equipaje del que nos hace falta y a veces no distribuimos correctamente el contenido.

En el último viaje organizado que he realizado, cuando cambiábamos de ciudad y, por tanto, de alojamiento, si nos venían a recoger a las 8h, había personas que reconocían haberse levantado a las 5h para hacer la maleta, desayunar y vestirse. ¡Con lo valioso que es para mí el tiempo de dormir! Además de que, si vas cambiando de ciudad cada dos o tres días, le estás dedicando demasiado. Yo no estoy dispuesta a madrugar y sacrificar un tiempo precioso de descanso.

Cuando voy a hacer un viaje, siempre hago una lista con lo que tengo que llevar: anoto en una cara de papel lo obligatorio para ese viaje, lo imprescindible y, en otra, el tipo de ropa y calzado que necesito. Y luego voy tachando conforme lo he metido.

Empiezo la maleta como tres días antes de la partida porque así me da tiempo a ser consciente de si me faltan cosas o, si por el contrario, voy a cargar con más de lo necesario. Desde luego, una plancha de viaje para mí sería impensable en un tipo de viaje así. Diferente es ir a una boda un fin de semana. Hay que razonar cucuán esa plancha es importante llevarla y cuándo no. Para un viaje largo al extranjero no lo es y, si nos lo parece, seguramente lo mejor será que cambiemos el tipo de ropa que pensábamos llevar.

Voy a explicar cómo hago el equipaje para viajar en avión y qué me ha hecho llevar a hacerlo así.

Mi marido y yo viajamos con dos maletas que facturamos, y una mochila como equipaje de mano cada uno.

Al principio hacía una maleta con la ropa, y otra con bolsas de aseo, botiquín y calzado. Me era muy práctico que la ropa fuera aparte y la mantenía menos arrugada o esa era mi impresión. Pero, a raíz de que nos extraviasen una maleta que nos llegó días más tarde a destino, cambié la manera de hacerlo.

Sigo llevando dos maletas pero las organizo de la siguiente forma: los neceseres de él y mío separados, uno en cada una pero cepillo de dientes para cada uno en los dos; calzado repartido de los dos, lo mismo con la ropa interior y el tema botiquín. Todo esto lo coloco en el fondo de cada maleta. En cuanto a la ropa, hago cuatro bloques, dos de cada uno más o menos uniformes de tal forma que, si nos pierden una maleta, sé que cualquiera de los dos va a  tener pantalones y camisetas/polos para ponerse. Una vez hechos los cuatro bloques, pongo un bloque de ropa de él por ejemplo en el lado derecho encima de todo lo que he indicado antes, y en el otro lado, por ejemplo el izquierdo, un bloque con mi ropa. Y hago lo mismo en la otra maleta.

Las pesamos siempre para saber si nos estamos pasando o llevamos un equipaje razonable. Intento también llevar ropa que no pese mucho. Los vaqueros trato de evitarlos a no ser que sea un viaje en otoño/invierno. Mi consejo sería que cada maleta pesara no más de 16 kgs antes de salir de casa. Nunca se sabe qué te va a apetecer adquirir por el camino. No salimos con el equipaje al límite del peso permitido.

Distribuida la ropa así no se aplasta y, cuando llego a un alojamiento, simplemente tengo que meter la mano hasta la prenda de abajo que intento que no sea la más blanda, es decir, pongo los pantalones abajo y las camisetas/polos/pañuelos etc arriba. Agarro el bloque de ropa en cuestión y tal cual lo coloco en una estantería. Y, el día que me voy, de la misma manera lo recojo. No suelo llevar ropa que se arrugue para no tener que colgar en perchas más que lo indispensable. Así evito tener que doblar de nuevo al irme.

Los neceseres los llevo al cuarto de baño y los zapatos los dejo en la maleta en sus fundas. Si necesito usarlos, bien pero si no, todo ese fondo de maleta de ropa interior (que la llevo también en bolsa aparte para tenerla localizada en la maleta), calzado, bolsas de aseo, botiquín, se queda sin sacar. Lo que voy necesitando lo uso y lo vuelvo a dejar en su lugar de la maleta.

De esta forma, el día de la salida, meto los neceseres y cojo cada bloque de ropa plegado de la estantería del armario donde lo dejé. Así consigo que, preparar la maleta cada día de cambio de hotel, me lleve no más de diez minutos.

Conforme va avanzando el trayecto y tengo más llena la bolsa de ropa sucia, la coloco encima de lo pesado de la maleta pero siempre debajo de la ropa limpia. O incluso, al final del viaje, coloco la ropa limpia en una maleta y la sucia en la otra.

Debo hacer un inciso llegados al punto de la ropa sucia. Nosotros intentamos lavar siempre que podemos en mitad del recorrido en alguna lavandería. ¿Por qué? Porque, aparte de volver a tenerlo todo limpio, nos permite viajar con la mitad de ropa. En cuanto a la ropa interior, hay un truco muy práctico que es guardar durante el año esas mudas que se van quedando viejas y que ya querríamos tirar, y llevarla a estos viajes. Cada día, cuando te duches y cambies de muda, tiras la vieja. Así cada vez tienes más espacio en la maleta y no transportas tanta ropa sucia. Cada vez conozco más personas que lo hacen.

En cuanto al equipaje de mano, nosotros preferimos llevar una mochila cada uno. Dentro por si acaso: una muda, una camiseta, un kit dental e incluso, dependiendo donde sea el viaje, un traje de baño y unas chanclas. Las gafas de sol y/o de ver también en la mochila, la guía de viaje, la documentación por supuesto, dinero, tarjetas, etc, almohada para el avión… En cuanto a si trolley o mochila de cabina cuando se viaja en avión, nosotros nos decantamos por mochila por ir a la espalda y tener las manos libres para poder llevar la maleta cómodamente. Muchas veces he visto viajeros caminando con una maleta grande para facturar y una trolley pequeña para cabina y luego no tienen una mano libre porque necesitan una para cada maleta. Eso sí, cuando no facturamos equipaje, también preferimos las trolley.

IMG_20180630_000006_969.jpg

Para distinguirlas les ponemos unas cintas de colores que las rodean, aunque últimamente hemos adquirido unas fundas que cubren la maleta por completo. Así se ven en cuanto salen y, por otro lado, se pueden lavar aparte y protege la maleta de la suciedad de ir de un sitio a otro por los aeropuertos.

Espero vuestros comentarios y sugerencias. Seguro que tenéis trucos propios que pueden servirnos a todos. Ojalá mis consejos os sirvan de ayuda. Gracias.