Pienso, luego viajo
Shirakawago

Ruta por los Alpes japoneses: Takayama, Shirakawago y Kanazawa

Nuestra visita a los Alpes japoneses empieza en Takayama, la joya de la corona de la prefectura de Gifu. Continuamos hacia Shirakawa-go, una recogida aldea de casas tradicionales denominadas Gasshō-zukuri, patrimonio Mundial de la Unesco, con el tejado triangular de paja. Y terminamos en Kanazawa que se desarrolló durante el período Edo como la capital occidental de las bellas artes y la artesanía.

Leer más
Gran Torii.Miyajima

Hiroshima y Miyajima en un día

Llegamos a la estación de Hiroshima en hora y media en tren desde Osaka. Llevábamos el tiempo medido para visitar Hiroshima y Miyajima en el día, así que en la primera visitamos el Memorial de la Paz, el museo y la escuela de primaria Fukoromachi. Y, en la segunda, a la que llegamos mediante tren, tranvía y ferry, paseamos entre ciervos hasta el gran Torii rojo plantado en el agua, el santuario de Itsukushima y no dejamos de aprovechar la oportunidad de saborear su deliciosa gastronomía, como sus famosas ostras.

Leer más
Dotonbori. Osaka.

Osaka en 2 días

Osaka es la tercera ciudad tras Tokio y Yokohoma, con un carácter más abierto y espontáneo, nos gusta llamarlos los “andaluces” de Japón, y es que su personalidad más alegre, el desorden, el aire retro, chocan con el tono conservador y armonioso que define al país. En la ciudad hay un lema, “kuidaore”, que significa “comer hasta arruinarse”.

Leer más
Tokio

Tokio en 6 días

Japón sin duda es el país de los contrastes entre la más avanzada tecnología y el empeño en mantener las costumbres más arraigadas y el respeto a los mayores (hay un día en septiembre dedicado a ellos).
La capital de Japón y megaurbe, lidera el ranking de la ciudad más poblada del planeta. Curiosamente, caminando por ella, no tuvimos sensación de que estuviera masificada. 

Leer más
Wat Arun. Bangkok

Bangkok en cuatro días

Bangkok es brillante, ruidosa, multitudinaria, caótica, llena de tráfico y te atrapa nada más llegar a Tailandia. Si llegas de noche como nosotros te parecerá que te engulle. Después de dos vuelos de 7h cada uno, cansados y con ganas de una ducha, tras unos 40 minutos en el metro que une el aeropuerto con la estación de Phaya Thai, un tráfico ensordecedor con luces de colores no nos dejaba pensar ni hacia qué sentido había que coger un transporte para llegar al hotel.

Leer más